La historia del ERP
Breve historia del ERP
5 mayo, 2022 por
Moises Larin

Un sistema de planificación de recursos empresariales (ERP) es la clave para integrar funciones comerciales críticas en una organización. El crecimiento generalizado de la adopción del sistema ERP ilustra la importancia del ERP para las empresas exitosas.

ERP se ha convertido en parte del léxico estándar de tecnología empresarial. La historia de los sistemas ERP es más larga de lo que piensa: existen desde hace unos 60 años. Pero ha habido varias generaciones y muchos nombres para los sistemas ERP durante ese período.

Breve historia del ERP

La historia de ERP comenzó con los sistemas de planificación de requisitos de materiales (MRP) en la década de 1960, cuando JI Case, un fabricante de tractores y maquinaria de construcción, trabajó con IBM para desarrollar lo que se cree que es el primer sistema MRP. A partir de entonces, los grandes fabricantes crearon estas soluciones MRP por sí mismos.

Si bien eran costosos de crear, requerían un equipo de expertos para su mantenimiento y ocupaban mucho espacio, los primeros sistemas MRP permitían a las empresas realizar un seguimiento del inventario y la producción. Eso ayudó a los fabricantes a administrar la adquisición de materias primas y la entrega del producto a la fábrica para que pudieran planificar mejor los ciclos de producción.

Aunque la adopción de los sistemas MRP cobró impulso en la década de 1970, la tecnología permaneció limitada a las grandes empresas que tenían los presupuestos y los recursos para el desarrollo interno. Finalmente, varios grandes proveedores de software, incluidos Oracle y JD Edwards, se propusieron hacer que este software fuera accesible para más empresas.

Historia del ERP en la fabricación: Los años 80 marcaron un hito en la historia de los sistemas ERP cuando aparecieron los primeros sistemas de planificación de recursos de fabricación (MRP II). Estas soluciones más sofisticadas respaldaron los procesos de fabricación más allá del inventario y la adquisición de materias primas. Los sistemas MRP II permitieron que los diversos departamentos involucrados en la fabricación se coordinaran y tenían capacidades de programación de producción más avanzadas.

No pasó mucho tiempo hasta que otras industrias se dieron cuenta de que las empresas manufactureras estaban en lo cierto.



Futuro del ERP

Las principales tendencias tecnológicas, como la inteligencia artificial (IA) y el Internet de las cosas (IoT), darán forma al futuro de los sistemas ERP. A más corto plazo, las soluciones ERP pueden aprovechar el aprendizaje automático, un subconjunto de IA donde un sistema aprende a identificar patrones en los datos para sacar conclusiones, para eliminar tareas manuales y predecir futuras tendencias comerciales. El aprendizaje automático asimila nuevos datos y comentarios para volverse más inteligente y efectivo con el tiempo.

El aprendizaje automático requiere un gran volumen de datos granulares y diversos, que proporciona una solución ERP, y los principales proveedores de ERP ya aprovechan esta capacidad. Cuando un sistema ERP puede imitar el comportamiento humano, crea nuevas oportunidades para la generación de informes, la conciliación y la detección de errores automatizados.

La enorme cantidad de datos que una máquina puede procesar y analizar genera un tesoro oculto de nuevos conocimientos. Piense en revisar los patrones de compra de los clientes para predecir futuros cambios en la demanda o sugerir oportunidades de optimización, como correos electrónicos personalizados o experiencias en el sitio, que aumentarán la conversión.

En el back-end, un ERP con esta capacidad puede detectar rápidamente anomalías que podrían indicar transacciones fraudulentas o identificar procesos que son responsables de una cantidad desproporcionada de bienes dañados. En resumen, el aprendizaje automático permite a las empresas realizar ajustes rápidos que impulsan el éxito. 

Los dispositivos IoT conectados, como sensores, cámaras, sistemas de seguimiento y escáneres, se han convertido en otra fuente clave de información para los sistemas ERP. IoT ha comenzado a hacerse un lugar entre los fabricantes y distribuidores porque ayuda a las empresas a reunir una imagen completa y en tiempo real de sus cadenas de suministro. Por ejemplo, los dispositivos IoT pueden monitorear el estado y el uso de la maquinaria industrial para alertar rápidamente a los gerentes sobre equipos averiados para que puedan repararlos antes de que se convierta en un problema mayor. Un escáner IoT puede rastrear automáticamente los productos a medida que ingresan o salen del almacén. Eso no solo garantiza recuentos de inventario precisos, sino que también puede activar la reposición de existencias por parte de un empleado o pedidos automáticos de los proveedores.

Los sistemas ERP han recorrido un largo camino, y el aprendizaje automático, IoT y otras innovaciones conducirán a avances continuos y darán forma a la historia de ERP en los próximos años: el 65 % de los CIO prevén integrar la IA en sus ERP para 2022.